La nutricionista informa

El Mercado de Colón también organizó una serie de actividades vinculadas a la alimentación sostenible, en las que los ciudadanos y ciudadanas pudieron participar. Este mercado, que acaba de cumplir 100 años, lleva trabajando desde hace mucho para aumentar la conciencia de la necesidad que conlleva mantener una alimentación sostenible, que también contribuye a la necesaria sostenibilidad global. En 2002, tras su remodelación, el mercado paso a tener locales de ocio y puestos gastronómicos en los que también se apuesta por el producto de proximidad y calidad.

Imagen del Mercado de Colón en la actualidad. Foto: Archerphoto.

La charla inaugural de estas actividades corrió a cargo de Alma Palau, Presidenta General del Consejo General de Nutricionistas y Dietistas de España y Presidenta del Colegio Oficial de Nutricionistas y dietistas de la Comunidad Valenciana (CODINuCOVA). Aunque cuenta con una gran trayectoria en el mundo de la alimentación, Alma Palau se refiere a los nutricionistas-dietistas como una profesión relativamente joven que aún no está totalmente asentada en la sociedad. Con su charla, la experta aportó una serie de reflexiones para ayudarnos a buscar el equilibrio alimentario.

La Nutricionista y Dietista, Alma Palau. Foto propia.

Reflexiones

1. La más evidente: “La alimentación es tan esencial en el ser humano que la necesitamos a diario”. Para la nutricionista, lo importante es encontrar el equilibrio de nuestra alimentación, ya que esto nos ayudará a ser más saludables y mejores personas.

2. Relación de la alimentación con la salud o la enfermedad. 11,3 millones de personas al año fallecen por causas directamente relacionadas con la alimentación. Frente a los 815 millones de personas que pasan hambre, están los 2000 millones de personas que tienen sobrepeso y de ellos 600 millones padecen obesidad. “El hambre crece y la obesidad crece todavía más rápido. Y las dos cosas matan”.

3. La experta reconoce que le molesta particularmente la frase “somos lo que comemos”, porque es muy empleada para títulos de charlas, como forma de promocionarse, por gente que no está formada a nivel científico o universitario sobre nutrición. Autodidactas que intentan hacerse hueco en el mundo de la alimentación. Podemos distinguir entre dos tipos de hambre: la física y la emocional”. Existen miles de ocasiones en las que comemos sin necesidad real. Esta es la emocional. No es algo nuevo, los romanos ya lo hacían.

6. La personalidad influye mucho a la hora de comer. Piensa esto porque, si nos fijamos en una familia sentada a la mesa, el menú es el mismo para todos pero cada uno come diferente. Esto también se aplica a los colegios, donde por muy equilibrado que pueda ser un menú cada niño consume una cosa diferente dentro de las opciones que presenta el menú. “Un menú escolar no indica que todos los niños coman saludablemente”. Influyen el carácter y la personalidad.

7. “El comer es un acto humilde”. Alimentarse es algo de vital necesidad y, al fin y al cabo, la esencia de ese acto nos une a todos independientemente de nuestro estatus social.

Entre las conclusiones a las que los asistentes llegaron con la charla, están los propósitos que pueden mejorar nuestra alimentación y la de los demás, como consumir alimentos de temporada, comprar más en los mercados o no ir con hambre a comprar para no adquirir productos de manera impulsiva. Lo ideal es planificar nuestros los menús y en base a ellos hacer nuestras compras. Aplicando estas ideas y comprando lo que realmente necesitamos, generamos sostenibilidad y solidaridad cuidando a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Nuestro ejemplo es algo solidario.  

Consumir productos de la tierra nos beneficia a todos. Foto: Archerphoto.

 

*Volver a València y la batalla por la alimentación sostenible

Queremos saber tu opinión. Únete a nuestra página de Facebook y comenta.